Berrien aukeraketak

Reducing drinking and driving in Europe

La Unión Europea fijó en el año 2000 la meta de reducir el número de muertes en accidentes de tráfico a la mitad, de 50.000 víctimas a 25.000, para el año 2010. Teniendo en cuenta que unas 17.000 personas pierden su vida en las carreteras europeas cada año por culpa de la conducción bajo los efectos del alcohol, resulta evidente que hará falta endurecer las medidas existentes o introducir nuevas medidas dirigidas contra el consumo de alcohol al volante para cumplir con este objetivo. Este documento, publicado dentro del marco del proyecto europeo Pathways for Health (PHP), hace una revisión de evidencia sobre las medidas de intervención para reducir el número de muertes por accidentes de circulación a causa del alcohol. Los autores de la publicación afirman, después de realizar un análisis de la literatura en esta materia, que las ideas presentadas por la Comisión Europea en su comunicación sobre la reducción de daños relacionados con el alcohol son ciertas; es decir que la eficacia de los tests de alcohol es muy superior a la de otros programas tales como los alcolocks y los programas educativos preventivos. El análisis coste-eficacia realizado por los investigadores demuestra que la implantación sistémica de análisis de alcoholemia en las carreteras reduciría el coste causado por las muertes prematuras y disapacidad y que la cuantía anual de este ahorro ascendería a 233 millones de euros. No obstante, concluyen los autores, para que esto se haga realidad sería, por un lado, necesario intensificar los controles en carretera porque un 74% de los conductores de los 23 países europeos estudiados no han sido sometidos a ningún test en los últimos años. En segundo lugar se reclama una inversión en campañas informativas para que todos los europeos conozcan las consecuencias legales que supone la conducción en estado de embriaguez.

Ver informe

Itzuli