Berrien aukeraketak

Methadone and buprenorphine for the management of opioid dependence: a systematic review and economic evaluation

El colectivo de consumidores de heroína presentan un índice de enfermedades infecciosas y una mortalidad muy superior a la del resto de la población. Desde hace muchos años, la metadona ha sido utilizada en programas de mantenimiento para reducir el número de sobredosis y otros daños ocasionados por el consumo de opiáceos. Sin embargo, algunas propiedades de la metadona, en particular su carácter adictivo y su toxicidad, han llevado a los investigadores a seguir buscando alternativas a esta droga de sustitución. Este estudio compara la ratio coste/eficacia de los programas de mantenimiento con metadona y los de sustitución con buprenorfina, una droga opiácea que mezcla los efectos agonistas con los antagonistas. Para cumplir con este propósito, se han revisado 59 estudios que evalúan los efectos y el coste de estos dos tipos de terapia de mantenimiento. Los resultados de la investigación demuestran que, si bien los dos fármacos de sustitución se muestran eficaces, la retención en los programas de metadona es algo mayor que en los tratamientos con buprenorfina. La capacidad de la metadona de mantener los pacientes en tratamiento se traduce también en mejoras de salud algo superiores y en un coste ligeramente inferior. No obstante, las diferencias entre una droga y otra son sutiles, lo cual pone de manifiesto que la buprenorfina, que empezó a utilizarse de forma terapéutica hace escasos diez años, no ha tardado en convertirse en una opción terapéutica real a la metadona. Por ello, concluyen los autores, sería interesante que las futuras investigaciones abordaran las posibles diferencias existentes entre un tratamiento u otro en cuanto a la seguridad, las preferencias de los usuarios y la satisfacción de las necesidades diferenciales de colectivos concretos (jóvenes, reclusos).

Ver informe

Itzuli