Berrien aukeraketak

Los trabajos comunitarios, más eficaces que el encarcelamiento para los delincuentes con problemas de drogadicción

El sistema de justicia criminal acoge a gran cantidad de personas con drogodependencias. Se estima que al menos una de cada ocho personas arrestadas en el Reino Unido son usuarias de heroína o crac, y que entre un tercio y la mitad de los ingresos en prisión los protagonizan individuos con toxicomanías. Por ello, en la actualidad existe una amplia variedad de intervenciones en diferentes áreas del Reino Unido, y, en la última década, las estrategias británicas se han centrado en proporcionar servicios de tratamiento para delincuentes con problemas de drogadicción como método para reducir la tasa de delincuencia. La Comisión de Políticas de Drogas del Reino Unido (UKDPC) analiza en este estudio la evidencia de efectividad de dichas iniciativas.

Se sabe que el tratamiento de drogas puede reducir el consumo y los actos delictivos en algunas personas. Aun así, esta revisión señala que, en algunas áreas de intervención, la evidencia de efectividad es claramente débil o inexistente. Por ello, los autores ofrecen claves que puedan servir para mejorar estos servicios en un futuro. En primer lugar, consideran que, dado el gran número de personas con drogodependencia en el sistema de justicia criminal, debe utilizarse esta circunstancia para fomentar el tratamiento. Además, después de un período de expansión de los servicios, creen que es el momento de centrarse en su calidad, y no tanto en la cantidad de usuarios que se benefician de ellos. El estudio advierte también de que la ampliación de redes para incluir grupos adicionales de delincuentes puede tener consecuencias negativas. En el caso de los usuarios menos problemáticos cuyos delitos no están relacionados con el consumo, existe el riesgo de que se enfrenten a sanciones adicionales cuando no superan el programa que se les asigna y que no está adaptado a sus necesidades. Por último, se confirma que los castigos comunitarios son más apropiados que el encarcelamiento para la mayoría de delincuentes que tienen problemas de drogadicción, y los autores piden mejoras en los tratamientos que ofrecen los centros penitenciarios, de modo que sus servicios sean equivalentes a los que ofrece la comunidad.
 

Itzuli