Berrien aukeraketak

Los niveles más altos de adulteración

Servicio de Análisis de Sustancias. Análisis de sustancias. Informe 2010. Madrid, Energy Control, 2011, 9 páginas.

Energy Control es un proyecto de reducción de riesgos en el consumo de drogas, de ámbito estatal. Entre otros, ofrece un servicio de análisis de sustancias que permite identificar muestras destinadas al autoconsumo, monitorizar constantemente el mercado ilegal de drogas y comunicar alertas a consumidores ante la detección de incidencias que puedan suponer riesgos para su salud. Este informe presenta los resultados obtenidos gracias a las 1.680 muestras de sustancias psicoactivas que analizaron a lo largo de 2010. La mayoría de ellas son de MDMA (éxtasis), cocaína y speed, dato que coincide con las principales drogas consumidas en entornos recreativos. Pero también destaca el número de muestras analizadas de ketamina, opiáceos, LSD y 2C-B (un derivado de las anfetaminas).

En cuanto a los resultados sobre la composición y la adulteración de las drogas analizadas, las pastillas de MDMA presentaban niveles de adulteración de los más altos encontrados en los últimos años en el mercado de esta sustancia, con un 61% de las muestras analizadas que no contenían éxtasis, sino otra sustancia, en ocasiones no psicoactiva. En cambio, en el caso del MDMA en forma de cristal o polvo, el 68% de las muestras analizadas contenían exclusivamente MDMA, sin ningún tipo de adulterante añadido. En lo que respecta a la cocaína, en 2010 Energy Control analizó 345 muestras, de las que sólo el 6% contenían exclusivamente esta droga. Comparada con otras, la cocaína ha sido la sustancia psicoactiva en la que se ha encontrado el mayor número de adulterantes. También se observaron altos niveles de adulteración en el speed: de las 254 muestras analizadas, tan sólo el 1% contenían anfetamina como único principio activo, y en el resto de casos se trataba de diferentes combinaciones de anfetamina con adulterantes o diluyentes. Por lo que respecta a la ketamina, el 65% de las muestras analizadas no estaban adulteradas, aunque hay que tomar estos datos con precaución, ya que, aunque el consumo de esta droga está en expansión, en 2010 sólo se analizaron 40 muestras.

Itzuli