Berrien aukeraketak

Los efectos reales del consumo de alcohol: claves y recomendaciones

Presentar las claves y recomendaciones para la detección e intervención  integral del consumo de riesgo y perjudicial de alcohol entre la ciudadanía  por la atención primaria es la finalidad de este documento surgido de las  aportaciones de diversos profesionales partícipes en la 1ª Conferencia de  Prevención y Promoción de la Salud en la Práctica Clínica en España, quienes  abordaron de forma expresa el tema de la prevención de los problemas derivados  del alcohol, actuación esta, que todavía adolece –según los autores- de cierta  falta de implicación en la atención primaria española. Con la finalidad de que  los profesionales tengan una visión acertada del problema, los autores,  proporcionan, entre otros temas, la magnitud del problema asociado al consumo  abusivo de alcohol, sus consecuencia negativas y positivas, los costes  derivados de los problemas asociados, la morbilidad y mortalidad que acarrea  su dependencia y datos epidemiológicos sobre las prevalencias de consumo. Así  mismo, en el texto nos informan sobre las definiciones, conceptos, metodología  y recomendaciones dirigidas a los profesionales de la atención primaria -pero  cuyo uso y utilización pueden servir a cualquier profesional o estudioso del  consumo de sustancias psicoactivas- y realizan una descripción del papel de  las diversas instituciones para la promoción de la salud, las políticas de  salud pública, de prevención de la salud y de las políticas públicas referidas  exclusivamente al alcohol. De la información destaca, el hecho real de que el  consumo abusivo de alcohol es la causa de 195.000 muertes al año en toda  Europa, que cerca de 23 millones de europeos dependen del alcohol, que su  consumo es el responsable de 60.000 nacimientos con bajo peso y que provoca  -además de innumerables situaciones conflictivas- 10.000 muertes al volante al  año en el continente. Respecto a España, el consumo per capita nos sitúa en el  octavo lugar en el mundo que más consume, destinamos el 11% de nuestro gasto  alimentario al alcohol y cerca del 5,5% es considerado bebedor de riesgo.

ver informe

Itzuli