Berrien aukeraketak

Las políticas sobre drogodependencias deben tener en cuenta a la población homosexual y bisexual

Tradicionalmente, se ha pensado que la homosexualidad guardaba un estrecho vínculo con el consumo de alcohol y otras drogas, y así parecen demostrarlo algunos estudios. Se trata, no obstante, de investigaciones muy limitadas y, en general, es poco lo que sabemos al respecto. Partiendo de la literatura existente, este estudio inglés se propone ahondar en este campo a través de entrevistas con expertos, una encuesta nacional dirigida a gais y bisexuales, y entrevistas en profundidad a 40 de los encuestados. La encuesta, realizada sobre una muestra de 6.155 personas, revela un consumo bastante habitual de alcohol u otras drogas por parte de estas personas en Inglaterra, en especial de los portadores de VIH. Pero es en las entrevistas donde la investigación ha puesto el énfasis, al objeto de reflejar las experiencias y percepciones de aquellos miembros de estos grupos que reconocen estar preocupados por su propio consumo de drogas.

La conclusión fundamental del estudio es que las políticas de drogodependencias no están adaptadas a las peculiaridades de la comunidad homosexual. En parte, ello se debe a que, hasta fechas recientes, se ha prestado poca atención a los grupos definidos por su identidad o cultura, como pueden ser los homosexuales y los bisexuales. Igualmente, se ha desconsiderado que el uso de drogas entre estas personas está respaldado por la propia cultura homosexual, la cual, en cierta medida, prescribe el consumo como una ayuda para soportar las dificultades personales y sociales derivadas de la propia identidad u orientación sexual.

De acuerdo con el informe, es urgente reconocer los daños que el consumo de drogas provoca en el colectivo homosexual e introducir esta variable de forma transversal en todas las políticas de drogodependencias. En concreto, el estudio reclama mayor atención a las ‘drogas de club’ y limitar la incipiente publicidad de bebidas alcohólicas dirigidas al público homosexual. También propone que los discursos de reducción de riesgos y daños incidan en las alternativas de ocio saludables, sin condenar el hedonismo per se. En cuanto a los tratamientos, pide una reflexión sobre la homofobia soterrada y el requisito de abstinencia como barreras de acceso de este grupo social a los servicios asistenciales.

ver informe

Itzuli