Berrien aukeraketak

Informe 2006 de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes

A lo largo de muchas generaciones se ha venido intentando combatir los efectos adversos del tráfico y el uso indebido de drogas y se han creado instituciones en los planos nacional e internacional para abordar esas cuestiones. Si bien se han realizado progresos considerables en lo que respecta a reducir esos fenómenos, aún queda mucho por hacer. Numerosos países están siendo blanco de los traficantes de drogas, como lo demuestra el hecho de que se despachan a esos países remesas ingentes de estupefacientes ilícitos, sustancias sicotrópicas y precursores. El mercado no reglamentado expone a los pacientes a graves riesgos para la salud al poner a su disposición medicamentos que muchas veces carecen de la etiqueta correspondiente o son peligrosos, ineficaces o de mala calidad. Además, estos graves hechos, si no se les pone freno, pueden socavar los progresos realizados a lo largo de los años en la esfera de la fiscalización internacional de drogas. Hay que determinar las causas fundamentales del problema y adoptar medidas correctivas con urgencia. Esas medidas exigen una respuesta concertada de las entidades competentes, entre ellas los gobiernos, las asociaciones profesionales y las organizaciones regionales e internacionales.

 

Ver informe

Itzuli