Berrien aukeraketak

El coste para el usuario como barrera de acceso a los tratamientos sustitutivos

Numerosos estudios han puesto de manifiesto la eficacia de las terapias de sustitución de opiáceos no sólo para reducir las consecuencias negativas del consumo de heroína, sino también para ayudar a muchas personas a abandonar por completo el consumo de estupefacientes. Ahora bien, tal y como denuncia esta investigación cualitativa, estos programas sirven de poco si el coste íntegro del tratamiento recae en el usuario. Tal es el caso del estado australiano de Victoria, donde se ha pasado de un modelo de dispensación gratuita en centros sanitarios públicos a otro en el que la adquisición de sustancias sustitutivas no se subvenciona y se realiza a través de las farmacias. De acuerdo con el informe, este sistema resulta discriminatorio para los usuarios con menos recursos económicos, entre los que fomenta la prostitución y la criminalidad, consolida las situaciones de pobreza y marginación, y favorece el abandono del tratamiento. Por todo ello, aboga por que se subvencionen estas terapias, para así incrementar su eficacia y reducir los costes económicos y sociales derivados de la situación actual.


ver informe

Itzuli