Berrien aukeraketak

El apoyo familiar, clave en la rehabilitación del drogodependiente en tratamiento

En el Reino Unido, se calcula que entre 281.125 y 506.025 personas consumen drogas de tipo A (heroína, crac y cocaína). Estimando que por cada usuario de drogas hay tres familiares afectados, la asociación británica Adfam, cifra entre 843.375 y 1.518.075 el conjunto de personas que sufren directamente las consecuencias de las toxicomanías en ese país. Sin embargo, Adfam subraya en esta investigación la poca importancia que los servicios terapéuticos británicos prestan al conocimiento del entorno familiar o personal del paciente, y critican, además, la escasa literatura sobre la incidencia del consumo de drogas entre hijos, otros familiares y allegados, frente al amplio abanico de materiales divulgativos y pedagógicos en torno a la prevención del consumo de drogas en el entorno familiar y educacional. El presente estudio trata de paliar esa laguna indagando en el papel de las familias y los allegados de las personas usuarias de sustancias psicoactivas en los programas de tratamiento. En una primera parte, aborda el tema mediante una revisión de la bibliografía publicada al respecto y, en la segunda, analiza los datos recogidos de entrevistas con responsables de centros de tratamiento y grupos de discusión con pacientes, familiares y cuidadores. En el capítulo de conclusiones, Adfam recalca la necesidad de seguir investigando en este terreno y recomienda que se involucre a la familia en todo el proceso rehabilitador. Para ello, considera fundamental trabajar las fortalezas familiares ante los sentimientos de ira, frustración o vergüenza que puede generar el consumo de drogas tanto en los usuarios como en sus familias.

ver informe

Itzuli