Berrien aukeraketak

Drugs, facing facts

Las entidades responsables de las políticas de drogas difunden ideas sobre la idoneidad de las acciones prohibicionistas para alcanzar un mundo ideal en el que la presencia de drogas es nula. A menudo, las mismas entidades, se ven en la práctica forzadas a aplicar técnicas de reducción de daños. Este informe, editado por la Comisión de Drogas Ilegales en el Reino Unido, señala la necesidad de adaptar el discurso político y la normativa a la situación real de las drogodependencias.

Resulta, explica la comisión multidisciplinar, absurdo tratar las drogas ilegales de forma diferente al alcohol, el tabaco y fármacos prescritos cuando éstas últimas causan tanto daño o más que las primeras. Por este mismo motivo recomienda la introducción de un nuevo marco legal para todas las drogas. Esta nueva normativa debe abandonar los objetivos moralistas inalcanzables impuestos por la política de drogas actual por unas metas más viables, tales como la regularización del consumo y la prevención de daños. Esto no quiere decir que la lucha contra el tráfico de drogas haya de ser abandonada pero si redirigida para centrarse en la intervención contra grandes redes criminales. Las acciones preventivas, claves en esta nueva política pragmática, deben como hasta ahora informar sobre los efectos dañinos de las sustancias para prevenir el uso de las mismas pero también guiar las personas que eligen a usarlas hacia un consumo responsable.

Ver informe

Itzuli