Berrien aukeraketak

Consumo adolescente de alcohol: viejo problema, ┐nuevas soluciones

Como en muchos otros lugares, en EE.UU. el consumo de alcohol por parte de menores alcanza cotas preocupantes. Un estudio de 2004, por ejemplo, sitúa la mayor tasa prevalencia de alcoholismo entre los 18 y los 20 años, lo cual es coherente con las investigaciones que señalan un inicio precoz del consumo. La raigambre del alcohol en la cultura adolescente ha empujado a las autoridades sanitarias a realizar este llamamiento general para prevenir y reducir este fenómeno. En lo que plantea como una nueva orientación estratégica, el Gobierno de Washington trata de reconceptualizar el consumo adolescente de bebidas alcohólicas, enmarcándolo en el proceso de madurez de las y los adolescentes. En consecuencia, sugiere intervenciones holísticas, centradas en los factores de iesgo; flexibles, capaces de adaptarse a los cambios evolutivos de las y los adolescentes; y que impliquen a la Administración y al conjunto de la ciudadanía. En la práctica, sin embargo, el enfásis en la prohibición, las escasas –y poco imaginativas– medidas educativas y las laxas exigencias a la industria del alcohol aquí propuestas hacen dudar de la eficacia de esta estrategia.

ver informe

Itzuli