Selección de novedades

Aportaciones y retos drogodependencias

Galvani, S. / et al. Social work services and recovery from substance misuse: a review of the evidence. Edimburgo, The Scottish Government, 2011, 92 páginas.

El tratamiento de las personas con toxicomanías es una medida clave de la Estrategia Nacional sobre Drogas del Gobierno escocés (2008), hasta el punto de que inspira el lema de este documento. Este estudio se propone averiguar el lugar que ocupan los servicios sociales en la atención a este tipo de pacientes, analizando para ello la literatura anglófona publicada en torno a tres cuestiones: la eficacia de la intervención social con personas con drogodependencias, la preparación de las y los profesionales sociales para atender a este colectivo, y los roles y funciones que adoptan en ese contexto.

En el caso de las intervenciones, la mayoría de estudios localizados se referían a la gestión de casos, y ello permite a los autores del informe identificar los factores de éxito de esta metodología. También se detectaron algunos trabajos sobre protección a menores en familias donde se abusa de las drogas, y sobre diagnóstico dual. En cambio, se encontraron pocos o ningún estudio sobre el uso de drogas entre las personas mayores, o entre las personas con discapacidad, así como sobre el consumo vinculado a la violencia sexista. El análisis de la documentación seleccionada pone de relieve la importante contribución de los servicios sociales a la asistencia a las personas con problemas de drogodependencias, y aboga por reforzar las intervenciones sociales en este terreno.

El informe plantea, con todo, diversas áreas de mejora. En primer lugar, habría que investigar más sobre esta materia, centrándose en los aspectos menos conocidos de la intervención social en adicciones, y en la propia realidad escocesa, pues la mayor parte de los estudios revisados eran estadounidenses, y sólo unos pocos, británicos. Asimismo, sería conveniente incrementar la formación de los profesionales –tanto en drogodependencias como en habilidades comunicativas– y el apoyo de los supervisores, optimizar la gestión de casos –por ejemplo, cuidando de que el número de usuarios asignados a cada profesional no sea excesivo– y, finalmente, identificar y evaluar modelos de intervención.

Descargar texto completo

Volver